Bajo la orden ejecutiva del gobernador Roy Cooper, los asilos de ancianos, centros de vivienda asistida e instalaciones para el cuidado a largo plazo ya no pueden recibir visitantes. Estas instalaciones deben frenar todas las actividades grupales que impidan el distanciamiento social.