A partir del 4 de septiembre, las residencias de ancianos, los centros de cuidados a largo plazo y los centros de vida asistida podrán permitir visitas al aire libre. Para participar, los hogares de ancianos deben cumplir varios requisitos, incluyendo, pero no limitado a:

  • No tener un brote actual;
  • Tener un plan de pruebas y un plan escrito actualizado de control de infecciones o de preparación para COVID-19; y
  • Tener un equipo de protección personal adecuado.

Los detalles se describen en la Orden de Secretaría de la Secretaria del DHHS Mandy Cohen, que permanece en vigor hasta el 22 de septiembre.